Cruzar su puerta es aterrizar en una (cuidada) calle de México. Su música, sus carteles, sus colores y, sobre todo, su oferta te hacen cruzar el charco. Auténticos tacos hechos por cocineros mexicanos, y mezcales y coctelería de allí. ¡Viva México!